Reseña

… ni empate…ni al Veracruz

Nos quejábamos de tanto empate del Santos. Ayer, al estar abajo en el marcador 1 a 3, el empate hubiera sido un gran triunfo. Así de ingrata e incomprensible es la vida. Pero ni la igualada llegó. Sucumbe ante Veracruz que pudiera ser una tragedia pero viéndole el lado amable y lúdico al futbol, los “Tiburones” querían pagar las deudas de su ex gobernador Duarte. Actuaron con grandeza todo el partido. Se les felicita.

Pero… escribamos sobre el Santos, olvidemos a Duarte.

Es justo reconocerle a la visita que vino a ofrecer cátedra de buen jugar como si de su campeonato se tratara. Nunca dejaron de atacar, nunca le permitieron libertades a los albiverdes quienes al final del juego, recibieron aplausos de reconocimiento porque el golazo de Lozano le pedía un minuto más al reloj, para ver qué acontecía.

Se la jugó “Chepo” con los tres delanteros de siempre, un solo contención y “Chatón”. Eso puso muy nervioso a Araujo, aunque usted no lo crea. El gol uno de la visita fue un regalo de Néstor. Ni modo. Se le nota intranquilo por no tener al capitán a su lado. Como que los laguneros se sorprendieron. Todo lo intentaron ambos equipos, y lo intentaron bien, pero a los porteños les salió, a la casa no. Fue gran juego.

¿Se debe la derrota a la ausencia de Izquierdoz? En parte sí porque las travesuras se intentan y cualquier rival se va a encargar de generar confianza al no estar un guardián del orden. Enríquez tiene mérito porque anotó el empate. Ambos equipos lucharon, buscaron, propusieron y anotaron. Esto fue lo rico del juego aunque Santos haya perdido. El empate se hubiera saboreado pero ni al Veracruz se le sacó la igualada.