Reseña

La disyuntiva del Santos

Con menos dinero no se obtienen grandes logros, excepto en ocasiones diferenciadas. Aceptar esto es la nueva disyuntiva del actual Santos. Fue Campeón en el Clausura 15 con baja, sana e inteligente inversión más decisiones malas. Tal campeonato llegó del cielo, prueba de ello es que el 24 de marzo del 2015 pensaban despedir al entrenador.

Luego, 48 horas antes de eliminar a Tigres en esa liguilla, pidieron la opinión de la prensa, porque ya querían “volver” a deshacerse del forcado. Reitero, tal campeonato, el último en la gran historia del Club Santos, fue de milagro, el cielo lo envió a La Laguna. Ahí se colapsaron las ideas porque pensaban una cosa y resultó otra muy distinta, no planeada, no producto del esfuerzo ni del trabajo, como lo dijeron.

Habían venido jugadores relativamente caros (Marchesín y Diego) pero luego los reubicaron con beneficio para Santos. Algunos “refuerzos” de los siguientes torneos ya no están en la institución, prueba de que las decisiones fueron deficientes. Han hecho muy bien el trinomio Compra – Venta y Colocación de jugadores; con saldo bastante a favor en lo económico y futbolístico.

Parece que al tener hoy en la organización al “Cuerpo Técnico Soñado” que debe ser muy caro, los tiene satisfechos. Jugadores, han venido, se han quedado o ido, depende de haberle o no atinado. ¿Quiere usted nombres o apellidos? Rentería, Orrantia, Cuero, Rabello, Hinestroza, Calderón, “Chuleta”, Dávila que permanece pero muy poco lo usan, Alanís, Salinas, Molina, Mendoza, Rivera, Aldrete, Cevallos, Escoboza, Acosta, Alvarez, Bravo, Caicedo. ¿Cuál es la disyuntiva? Ser muy eficientes en las decisiones porque obvio, hay menos dinero.