Reseña

La dimensión desconocida

Existen cuatro situaciones o posturas que le podemos asignar a México en el próximo mundial. Son: 1.- Aspiración seria a ser campeón. 2.- Competir, acercándose a los muy privilegiados. 3.- Avanzar y mostrar mejoría. 4.- Sólo hacer acto de presencia. ¿Por cuál de estas dimensiones se inclina usted? La dimensión desconocida está muy lejana, haciendo honor a su nombre, desconocida, no alcanzada e inalcanzable. Es una realidad sin optimismos espirituales capaces de corroer el alma al momento de emparejar los resultados.Una realidad mostrada por la historia es que con dificultad se ha llegado avanzar mostrando mejoría. No más. Lo de siempre no se equivoca. Es el preciso momento para reubicar conceptos porque pasado el tiempo, siempre (subrayado) nos volvemos a encontrar con situaciones ya experimentadas como si no hubiera memoria capaz de registrar el pasado.Pedir disculpas, sacar excusas, lloriquear con melancolía y arrepentimiento, para volver a prometer que en cuatro años más se obtendrá lo prometido desde 1978, es la constante repetida cada 4 años. Nuestro techo es bajo; las ilusiones rompen tal techo pero luego se nos viene encima la pesadumbre casi con lágrimas de pecador. ¿Hasta dónde es válido generar ilusiones, y hasta dónde es obligación, reflexionar, alertar, avisar la existencia del mismo huracán que regresa con la idéntica o peor potencia?Túnez, Angola y Sudáfrica, no fueron derrotados por México en el momento que se enfrentaron en un mundial. La casa es Brasil, no es Venezuela. Y Croacia, no deja de ser encantador como frescura y novedad. Entonces: es preferible colocar bien los pies en tierra firme, a gritar y bailar en Los Pinos, cumpliendo con las normas políticas donde la esperanza es lo único que se ofrece; para después esconder las disculpas. Ser optimista no está peleado con ser realista. En Brasil, la dimensión no es desconocida para México.