Reseña

La desgracia de perder en León

Algo raro sucede en la historia del Santos cuando se trata de visitar León. Incomprensible, misterioso, enigmático. No hay una explicación coherente a tan incómodo suceso. La congruencia puede opinar que “ya le corresponde” no perder. Los distintos planteles del equipo lagunero han participado de la misma incomodidad; nadie tiene culpa o todos han participado de la misma desgracia.

Para mañana, parece que se complican más las condiciones porque León ya perdió tres partidos en su casa en el actual torneo. Es mucho 3 caídas seguidas. Nadie de los otros 17 equipos lo cuenta. Pensar en una cuarta derrota consecutiva en su cueva más la desgracia de que Santos no sabe ganar allá, parece imposible.

Las esperanzas laguneras son más bajas. No se trata de malas vibras; es tema de opciones y ejecuciones acertadas. ¿Será mañana cuando desaparezca tal desgracia?

Los verdes de La laguna tienen su ocasión para modificar esta ingratitud. Es el reto, la oportunidad y el momento propicio para salir airosos (con triunfo) de un estadio totalmente adverso.

No es el mejor León de la historia pero tampoco es el mejor Santos. Pareciera que empatar sería gratificante, pero la igualada es sinónimo de bajar de lugar en la tabla general. Eso no facilita el progreso aunque el ánimo esté tranquilo por no haber perdido. La historia reta hoy al Santos. Se trata de quitarse de encima la desgracia de perder en León.