Reseña

No creo en la estrategia

El futbol, en todo el mundo, esencialmente es inspiración, habilidad, capacidad para ganar un balón dividido, inteligencia individual del jugador en el momento de actuar, con o sin balón en su poder. Por eso, no creo en la estrategia como elemento significativo para anotar un gol, y ganar. El resultado final de un partido va dependiendo minuciosamente de muchos imponderables que acontecen durante el juego.

El meritorio triunfo de Santos ante Jaguares es una prueba fiel de lo que aquí se afirma.No voy a partir del minuto 50 donde un rival visitante fue justa y tontamente expulsado, por su propia culpa.

Esto fue posterior a lo relevante que pretendo exponer, aunque también forma parte de los imponderables a favor de Santos, que actuaron para lograr los 3 puntos. La reflexión inicia en la descripción física y material de los goles uno y dos de los verdes, para afirmar que no creo en la estrategia.

La minuciosidad de ambas anotaciones es la prueba para sostener que la estrategia no participa ni interviene en los goles.Gol # 1 de Santos, obra de Calderón. Intenta centrar en diagonal hacia Tavarez.

La pelota sigue su curso y confunde a tres personajes: portero, defensor rival y a su compañero. Así se abrió el marcador. Gol # 2 de Santos, anotado por Rentería.

Un defensa despeja en su propia área, le rebota a Mendoza, la pelota regresa frente a la portería donde Andrés se la encuentra, a modo, solo, fusila y la mete. Si me expliqué bien, si coincidimos en la descripción y en la apreciación, en ambos goles la estrategia no participó. No se necesitó.Le puedo y debo seguir.

Con el marcador empatado a 2, minuto 50, y Chiapas jugando mejor, con paridad de jugadores, un visitante se atolondra solo, empuja a Diego de mala manera, lo ven y lo botan merecidamente. La estrategia no intervino. Ahí empezó otro juego a favor de la casa. Cuatro minutos después, Andrés la volvió a meter en lindo trazo de Néstor.

Ahí se acabaron las aspiraciones chiapanecas para que las laguneras volvieran a renacer. Después se apareció la cuarta anotación. Tan agusto estaban que el anotador fue Adrián, el lateral izquierdo.