Reseña

A “ ciegas pero viendo ”

Una nueva odisea fue enterarnos bien del partido Lobos recibiendo a Santos. Sin televisión en vivo pero teniendo el partido completo el domingo a las 8 de la mañana, fue como estar a “ciegas pero viendo”.

Cualquiera pudo vencer pero si la exigencia es fatalista y solicita determinar a un ganador, Tavares tuvo la más (más) clara del partido en las postrimerías del juego. Dejó ir el triunfo, frente al marco y sin portero. El empate conseguido lo merecían pero fabricaron algo muy especial y bien generado para lograr la victoria.

Lobos no gestó una igual a la que falló Tavares. Aquí radica la enorme diferencia para determinar, con precisión, quién estuvo más cerca de los 3 puntos. Se podrá argumentar que han vuelto a lo mismo, pero también han vuelto a jugar bien, y eso es más rescatable. Gracias a Tavares, con su golazo en Cuartos de Final partido de vuelta contra Tigres en la liguilla del Clausura 15, Santos eliminó al líder general, avanzó y fue campeón. Que esto no se nos olvide.

La inmensa (garrafal) falla del africano antier en Puebla, no se entiende, como tampoco se comprende su obra de arte contra Tigres, aquí recordada. Así es la vida, así es el ser humano en el deporte y en cualquier ámbito de la vida, sublime y ridículo, excelso y nada, grandioso y pobre. Nada nos debe extrañar ni atormentar. El error de Tavares no se puede comprender como tampoco el sublime acierto para después ser campeones.

A “ciegas no se puede ver” pero con algunos datos recabados y viendo el juego 13 horas después, se concluye que este Santos necesita un defensa central que no sea Enríquez, y luego, meterla. Generó futbol y opciones claras y manifiestas de gol como el torneo pasado. En esto no hay novedad.