Reseña

Que sea campeón el que pueda y quiera serlo

Que sea campeón el que tenga que serlo. Que sea finalista el que pueda (y ya pudo) ser finalista. Que se quede con la gran copa el próximo domingo quien se crea con méritos para ello. Que dirija el que sepa dirigir. Que hable el que tenga argumentos para ofrecer sustento a su retórica. Que diga la verdad el que se atreva. Que manifieste su pensamiento el aficionado que quiera. Que externe sus sentimientos (a favor y en contra, con o sin fe ciega) quien así le plazca.
Que goce las mejores mieles el que tenga que gozarlas. Que levante la voz el que pueda ofrecer un discurso convincente, veraz y sincero. Que levante el trofeo el que sea capaz de exponer sus capacidades con sabiduría. Que se limpie la conciencia el que tenga que limpiársela. Que pida perdón el que tenga que pedirlo. Que haga una plegaria el que esté limpio de culpa. Que sea mejor persona el que tenga, deba y quiera serlo.
Que se vaya de vacaciones el que las merezca. Que descanse un rato el que tenga que descansar. Que sigan trabajando una semana más para disputar el campeonato, los finalistas (América y León) que fueron congruentes y no inventaron los tacos a la europea. Que se vaya el que se tenga que ir. Que calle el que ya no aporta. Que para la próxima, pase el balón, el que tenga que cederlo. Que se regocije el que tenga motivos para estar feliz. Que muestre sus culpas el irresponsable.
Que se felicite (y aquí lo hago al Santos por su segundo lugar general) a quien merezca ser felicitado. Que levante la mano el que crea que debe irse de la institución lagunera. Que con dignidad, permanezca el que ofreció rituales de esfuerzo, méritos y éxito. Que siga disfrutando su trabajo y la vida quien deba continuar. Que festeje el que tenga que festejar. Que se alegre el que tenga motivos sustanciales para estar alegre. Que el de noble corazón y de mejor alma, se inspire para provocar paz, efectividad, armonía, entusiasmo, generosidad y contentamiento.