Reseña

Al campeón… ¿ “Su lechita y a dormir” ?

La frase original “Su lechita y a dormir”, fue aplicada y dedicada a Tigres, cuando Santos lo eliminó en semifinales del Clausura 12. Espontánea y maravillosa la frase, hecha para que doliera y para que siga doliendo.

Hoy, con el marcador de antier en la final de la geografía (Tigres 0 - América 2) la sentencia cobra otro tipo de dimensión que bien pudiera juntarse para que mañana, los laguneros cobren mejor conciencia y le pellizquen de otra manera al campeón.

Pero, el título de este escrito, es pregunta.Nada está seguro en cuanto al resultado de mañana y por tal motivo, la experiencia aconseja mesura. Esto lo debemos conceptualizar y atrapar otra vez, para que nada quede suelto.

La capacidad del felino convertido en gatito, está latente, no hay duda. Pero si surge la inspiración de once eficientes verdes, le podrán ayudar al actual campeón mexicano a irse despidiendo de algo o de todo. Sólo es conveniente cubrir los ritos de la sana educaciónEl momento de Tigres no es el más adecuado para un campeón.

Esto cuenta, y mucho. La supuesta calidad de su entrenador cada vez se pone más en duda y hasta en jaque. Por eso, la lechita fresca es conveniente irla preparando, a menos que los verdes no puedan resolver el tema porque estarán “mermados” ya que González no los acompañará en esta travesía.

El otro Diego debe saber usar su apellido para demostrar el valor que posee.La alternativa de probar otro paradigma llegó del cielo; no vino por convicción.

Pero ya está en casa y adentro de la institución. Los buenos y conocedores aficionados, los que aman a su equipo (no a un jugador) desean fervientemente que De Buen haga un trabajo pulcro junto con sus otros compañeros para demostrar la falsedad (por un lado) y el verdadero sentido de los valores que se predican.

Esta opción y conducta se anhela aparezca en el campo, con objetividad y justicia, para bien del equipo y de la institución.

No puedo adelantar hechos. Sólo reiterar intenciones y propuestas sustentadas. Diego el mexicano, debe contribuir con elocuencia a la victoria para que al campeón le den su lechita y a dormir.