Reseña

Que se atreva a amar al Santos

El que acaba de llegar, junto con sus colaboradores, deben tener un distintivo exclusivo: que se atrevan a amar al Santos. ¿Qué significa eso? Que les interese el tema del posible descenso como prioridad. En los anteriores 12 meses, Santos ha tenido 4 entrenadores, incluyendo al que está llegando.

Eso es otro síntoma de que algo anda mal. No es posible hablar de “proyecto” o ilusionarse con este término, si cada tres meses ha habido cambio de cabeza. Sustituir al Cuerpo Técnico, no es todo.

Se requiere revisar más actividades institucionales para provocar mejoría.El amor a Santos podría tomarse como algo “cursi” pero por ahí empieza la salvación de este equipo. No es fácil encontrar a alguien con esta característica y que a la vez, le sea grato profesionalmente a los ojos del dirigente.

Comprendo esta compleja dualidad. Pero un esfuerzo podría hacerse porque La Laguna y Santos no tienen peso emocional en el ámbito nacional como para encontrar desesperadamente a alguien con tal virtud. La encomienda es ardua.

El amor a Santos es más sublime de lo que nos podamos imaginar en la baraja de las capacidades del recién llegado. Amar al Santos es un “plus” intangible que hará posible que los esmeros intelectuales y los esfuerzos emocionales broten para ayudar notablemente. Nunca he creído en el concepto de que este entrenador (cualquiera) hizo campeón a tal equipo. Eso es falso.

El “Chepo” fue campeón con Toluca contra Santos, gracias a la falla de 3 penaltis, y con ventaja. Favor de no mezclar variables equivocadas con suspiros.Para entender los renglones torcidos del actual Santos, es necesario conocer su historia y de preferencia haber vivido en carne propia algo de ella.

Sentir lo que significa un factible descenso, desde antes de que acontezca, es prioritario. Hay que imaginarlo, para a partir de ahí, empeñar el alma y el cerebro para salvar la situación.

El compromiso profesional se da por hecho. Es más que eso.

Es sentir en la propia piel lo que la gente expresa, siente y se emociona con su equipo 5 veces campeón pero ahora en incomodidades del descenso. Aunque no sea su origen, que “Chepo” se atreva a amar al Santos.