Reseña

Todos anhelan ser finalistas

Ser finalista es un gran mérito, y también es un premio que debemos reconocerle a quienes lo son. Si sólo calificar, ya es un logro destacable, estar en la final es algo sublime que nada más le corresponde a dos. Felicidades para América y Tigres. Afortunadamente en nuestro país, debido a la paridad de presupuesto en muchos equipos, la mayoría de ellos han sido finalistas. Podemos empezar por describir a los que en 37 torneos cortos no lo han sido, y ya descartando, los otros brotarán para darles su aplauso especial.No han sido finalistas en los anteriores 18 años, los siguientes: Chiapas, Puebla, Veracruz y Querétaro. Son pocos. Por recordar con ternura a otros, incluyamos a la UdeG, La Piedad, Neza, Indios, Celaya y Sinaloa. Por deducción, los demás ya lo han sido. Quien más, quien menos. Los que fueron finalistas varias veces, tienen su reconocimiento especial. Los que sólo una, el recuerdo agregado.La lista de esos interesantes clubes, seguramente usted la conoce, no es necesario exponerla con lujo detallado pero no debemos olvidar a ninguno, a ninguno. El aplauso distinguido para América y Tigres porque aunque con tumbos, representan lo mejor de este torneo al ser el uno y el dos. No siempre se da esa final, 1 contra 2. Hoy la tenemos como reconocimiento al sistema de competencia, aunque no tenga que ser un requisito.El uno contra el dos han sido finalistas 6 veces habiendo ganado en cuatro ocasiones el líder general. Ahora es la séptima vez que sucede, y a ambos se les palpa temerosos por la forma como llegaron a esta gran fase. América sufrió de más contra Pumas; y Tigres invocó a mucha gente para conservar el doble cero contra Toluca, y además, no le pudo ganar a Pachuca. Bendita la final, esté quien esté, porque es la culminación diferente, evento al cual todos aspiran y supuestamente se preparan porque todos anhelan ser finalistas.