Reseña

Un amor que es importante

Dos puntos de los anteriores 21 disputados, torneo anterior y éste, es una mancha muy grande para un equipo 5 veces campeón. La afición no soporta esto.

El amor que la gente siente por Santos no es capaz de entender esta seria molestia. Si pensamos en efectividad, 2 de 21 equivale a 10%, y si nos referimos a la porcentual, 2 puntos entre 7 partidos, es 0.28; fatal.

Algún día, esto es descenso. No se trata de asustar a nadie. Se pretende avisar de nueva cuenta y con tiempo, que es necesario inscribir la palabra “descenso” en el lenguaje de las no oportunas posibilidades.La gente ama a Santos, no hay duda de esto.

Por eso, la actual situación es incómoda. La sociedad lagunera, refiriéndose a Santos, ha amado, llorado, sufrido, gozado, recordado, vibrado, entusiasmado, vuelta a sufrir con más placeres añadidos.

Es amor importante; por eso cala lo que hoy acontece. Pensar fijamente en un posible descenso es insoportable; por tal motivo la simple idea, es molesta, “cae gorda”. Pero el afán es incentivar a la reacción comprometida, no al desprecio.Por definición, debemos asentar que todo amor es importante, si no, no sería amor.

Se comprende esta sencilla relación. Pero lo destacable aquí es cobrar conciencia del mal que le está ocasionando el actual Santos al Santos mismo, a la afición y a la sociedad. ¿No sería sano un pronunciamiento oficial desde adentro de la organización, para que todos estemos enterados de lo mismo? El riesgo es alto, muy alto.

El peligro está presente, no es futuro. Alejar la idea con tonterías, es irresponsabilidad.Ayer contra Chivas, la culpa no fue (primero) de Bravo que la falla inocentemente.

El error elemental es mandar al campo a 3 centros delanteros juntos. De ahí podría deducirse el verdadero mal. Martín (con regalo tapatío y de Rodríguez) debió haber emparejado el marcador pero no como producto de un trabajo estratégico.

Este señalamiento es más profundo e igual de importante que avisarnos del altísimo riesgo de la porcentual. La gente ama al Santos y sufre cuando su equipo está dando lástima. Se requiere compostura real con la tabla porcentual en la mano porque este amor es importante.