Reseña

Del 7 a 0 para acá

Competir en nuestra geografía, da confianza, una vez que se hayan puesto en orden “ciertas cosas”.

El 7 a 0 que Chile le regaló a México, provocó el nacimiento de una cofradía de inconformes contra el colombiano, casi un linchamiento y se alzó la voz por muchos motivos; envidias, celos, impotencia, rencor.

Hoy que el panorama se aclara rumbo a Rusia jugando sólo contra los de nuestra zona, es necesario regresar la historia, recorrer el telón y fabricar nuevas conclusiones.

El Tricolor dirigido por Juan Carlos Osorio navega tranquilo; imposible achacarle algo en las eliminatorias. A partir de aquí, es necesario confrontar todo: el futbol desplegado, los puntos obtenidos, el lugar en la tabla, la puesta en escena de una obra que atrae mucha riqueza económica, más la satisfacción de la gente. Hoy, todo parece que estar en Rusia será un trámite sencillo, lo que no ocurrió en otras ocasiones. No tenemos derecho a ignorar esto.

Como México no se elimina con Chile o todo el sur del continente, eso da tranquilidad para recapacitar aunque en la evaluación total tengamos que considerar a cualquier país del mundo. El boleto a Rusia está muy al alcance; lo que venga después formará parte de la misma historia que protagonizaron muchos entrenadores y jugadores, cuya lista es recordable. Mientras, es obligación detener el análisis en el lugar donde está el seleccionado nacional, con o sin el 7 a 0.

Si el actual Tricolor no agrada, es cuestión de represiones y enfoques. ¿Alguien se atreve a dudar de la clasificación a Rusia? Se supone que nadie. Por lo tanto, llega el momento de volver a entender nuestra realidad, aceptar la geografía donde competimos, agradecer esos beneficios y esperar mejores noticias. Del mundial de Rusia (sólo hasta tal fecha) podrán venir las molestias de siempre. Que nada nos extrañe del 7 a 0 para acá.