Reseña

Vuelo procedente de Aguascalientes

El itinerario del Santos nos muestra algo virtuoso. Fue a Tepic y supo recomponer su figura. Al estar en León, se atrevió a desmantelar la patética historia. En la Ciudad de México (contra Pumas) desnudó a los estudiantes aunque haya perdido. En Aguascalientes, reordenó ideas y reivindicó sus energías. Aires frescos llegan.

En ninguno de los anteriores casos, solicitó “ayuda virtual y divina” como el Barcelona lo necesitó. El plan de vuelo del Santos, procedente de Aguascalientes, ofrece nuevas rutas para hacerle frente al Monterrey. Aquí surge la prueba y la otra duda. Jugar bien siempre es reconfortante porque se logra algo que suele ser lo más complicado.

Las actuaciones laguneras no están a la par de sus puntos en el torneo pero aportan las condiciones necesarias para creer. Los dispositivos móviles, prendidos o apagados, captan señales aptas para volver a fabricar esperanzas.

¿Ganarle a Monterrey es la ocasión propicia para emprender otro vuelo? La oportunidad se presenta gratis si se realizan los ajustes necesarios. En la competencia contra todos, el panorama no se ve claro. Aquí brota el nuevo plan de vuelo. 

En la Copa, calificar, avanzar y preparados para recibir al Cruz Azul, el horizonte parece agradable. Lo complicado son los Rayados pero después del “susto” arriba del avión, las lecciones debieron haberse aprendido. En la liga hay que despegar convenciendo a todos, incluyéndose a ellos mismos. Para emprender este nuevo vuelo es necesario acatar instrucciones y normas vigentes por seguridad de todos. Vencer a Monterrey podrá ser la nueva señal de credibilidad.