Reseña

¿Vaqueros Laguna en postemporada…?

Estar en el Estadio de la Revolución en el beisbol, es toda una forma de vida, es la experiencia agradable, por momentos llena de morbo y lépera (por la “bendita culpa del Pollo”) atractiva, emotiva. Esta campaña ha sido opuesta a otras. Con mejores resultados, encuentros estrujantes, juegazos algunos de ellos como el de hace poco que se terminó con ponche pero el out fue del 5 al 3. Vaqueros Laguna ha despertado y revivido a su noble y bella afición.
El baile de la gente, incluyendo a las damas que profesionalmente a eso se dedican, divierte. La pantalla entusiasma al “hacer bromas” con algunos aficionados, haciéndonos reír. La atrapadas, los errores en el campo, el batazo oportuno que mete al equipo lagunero a la pelea, lo inesperado que proviene del noveno bat pero que es cuadrangular, o los tres jonrones de Santiago en Reynosa, más las inquietantes pero esperadas actuaciones de algunos pitchers, han hecho de este 2014 algo singular.La posibilidad directa o indirecta de estar en postemporada, está latente, en la pelea, a la vista y en la ilusión de jugadores y afición. Al final de algunos juegos (sobre todo si terminó con triunfo naranja) ver a muchos niños y niñas bajar al campo junto a un adulto, correr las bases, patear un balón de futbol, andar por los jardines, divertirse en su parque de pelota, gozar de la frescura de la noche cercanos al pasto, sonreír y gozar; todo eso es maravilloso.
Es la parte agradable de la vida comarcana proyectada en la diversión nocturna. Esto lo provoca el beisbol que la organización Vaqueros Laguna, nos ofrece. Dentro de sus entendibles limitaciones, merece estar en postemporada para volver a recrear gozos de otros años. El beisbol es la sagrada excusa para alentar a la gente incluyendo muchas damas que acuden al vetusto pero atractivo estadio para regenerar la existencia porque el beisbol, aparte de ser el rey, es el dueño del encanto. De Vaqueros Laguna depende estar o no en postemporada.