Reseña

Toluca, con 4 victorias de visita

Santos parece ser el peor rival de Santos. No lo ofrezco como analogía sino como una realidad de mal sabor. Recibe al segundo mejor visitante del torneo. El primero, por diferencia de goles, es América. Los Demonios han ganado 4 de sus 5 juegos de forasteros.

Perdieron en Puebla, ese mismo Puebla que acaba de vencer a Tigres en su casa. Toluca fue a Tigres, Atlas, Pachuca y Sinaloa, y en tales lugares, triunfó. Tiene 9 goles a favor y 6 en contra. Obvio, es de mucho cuidado, lo sabemos. ¿Sabrá esto la gente de Paco?

Además, el Diablo es el tercer lugar general, empatado en puntos con el segundo que es Pumas. Esta información, aparentemente intrascendente, al menos debe servir para reubicarnos todos. Si de suyo, la casa Santos, no ha ganado, y se le presenta el Diablo en persona, vestido de Lucifer, con cuernos, trinche, infierno y quemazón, pues la precaución y el esmero de los “nada santos” debe ser mayor.

Cada juego es diferente y encierra un encanto conmovedor.

Quien pudiera estar mañana en calidad de víctima (Santos) se le puede ocurrir regalarnos su mejor partido, como el 5 a 0 a Querétaro en la final, y derrotar al “Mal” porque el “Bien” no ha hecho nada bien.

No se espera tanta bondad pero el futbol encierra encantos y desencantos en cada juego. La ilusión de ver ganar al local, es tan grande, como querer cumplir años todos los días, o desear la llegada de un nuevo nieto.

Mañana, la actuación de Santos tendrá que ser excepcional o que la visita se comporte fatal, con expulsión incluida. Expresado de otra manera, algo raro deberá acontecer para ver ganar al Santos. Y no es falta de fe, es realidad ya comprobada.

Toda visita es débil por naturaleza, pero la casa se ha propuesto otorgarle beneficios a todo el que ha venido, le ha regalado privilegios no usuales, lo ha favorecido para que se crezca y se lleve puntos. La credibilidad se ha perdido.

Es momento de recuperarla.