Reseña

Solicitar y aportar contenido

Cada día se aprenden cosas o ideas nuevas y diferentes.

El periodismo deportivo exige pulcritud al momento de tratar de ejercerlo. Esconderse ante ciertas realidades es huir de la verdad. Estar en el mundo de la comunicación es contraer la responsabilidad de (según sea el caso) solicitar y aportar contenido. Pedir y dar, demandar y entregar, requerir y ofrecer. Así de simple es el periodismo para quien lo llega a entender en su nítida expresión.

El derecho de solicitar contenido lo tiene quien ejerce el papel de dueño, jefe, productor, conductor o editor. Siempre tendrá ese derecho, siempre; sin cuestionarle nada a su petición. La obligación de aportar contenido es de quien o quienes participan en un programa o en la empresa periodística. Siempre será necesario cumplir esa labor. No es sano confundir la esencia de un periodismo escueto. Pedir y entregar.

Cuando alguna de las partes, el que solicita o el que aporta, rompen con ese flujo de ideas, los contenidos se estropean y entonces surge el conflicto. Respetar las normas tácitas del periodismo es vital. Pisotear ese orden establecido es mortal. La fluidez del periodismo es como tener liquidez económica porque habiendo ésta, todo lo econométrico se resuelve. Las dudas y los inconvenientes pululan cuando nos hay lucidez en el cerebro.

Alguien tiene derecho a solicitar; otro tiene la obligación de aportar. ¿Alguna duda? Si hoy al Atlas se le hace totalmente responsable de su pantalla mal ubicada, y la institución se sale por la tangente “argumentando” que no pudo supervisar la obra, pues demuestra que el irresponsable suele no aportar claridad ni moralidad. Espero podamos entender que el que solicita espera respuesta directa para que otro aporte con inteligencia, sin caprichos.