Reseña

Simplemente Celestial

El gol de Tavares a Tigres anunciaba algo. El “avionazo” de Calderón a Chivas reconfirmaba la novedad. Las distintas atajadas de “San Agustín” sellaban la osadía. Tales pinceladas fueron acciones sublimes y significativas, simplemente celestiales.

Para estar en la gran final, era necesario que algo destacado estuviera presente porque tal instancia, exige diferenciaciones no usuales. Pero lo de anoche es una meritocracia inaudita.

Que el país entero lo consigne y festeje, si tiene a bien hacerlo; si quiere.

Orozco 4, intensidad a plenitud, Tavares generoso a su máxima expresión, Rentería ayudando en todo, Escoboza cazando la oportunidad para penetrar por su casa. Marcador de escándalo, propio del infierno que deberá ratificar la bendita maldición del lugar 6.

El cielo festeja la santidad de anoche y de paso le envía un recado a Víctor Manuel. Ser campeón en Querétaro no debe ser de trámite porque las sorpresas morales pululan.Simplemente celestial y tema de una nueva película, fue todo lo de anoche.

El torneo irregular dado por muchos equipos, las sorpresas de los que calificaron, las novedades de los eliminados en la primera fase, todo ello de otra dimensión. La goleada de anoche fue fraguada en el averno, y consumada de manera magistral con tintes celestiales.

Como si de algún milagro estuviéramos escribiendo, porque esto, es obra de los dioses, inspirados en los duendes malignos. Lo celestial suele tener consejeros mundanos. Anoche se pusieron de acuerdo para causar mucho daño.Dicen que a la “figura brasileña” del Querétaro, allá le dicen: “Ron al niño”.

Pues les viene bien. Anoche, la vista parecía un niño embriagado, sin saber de qué se trataba, bailaba, gritaba, cantaba, se alegraba, pero no entendía la fiesta. Oía cánticos celestiales y creía que eran en su honor. Nunca despertó ni se enteró de lo sucedido. Mientras llega el domingo de la quinta estrella, La Laguna durmió con dicha celestial y ha despertado con melodías celestiales.

Todo lo ofrecieron  bien y sencillo, apto para afirmar que fue Simplemente Celestial.