Reseña

Santos vende activos para autofinanciarse

Para el aficionado apegado a Santos, no le es fácil entender la venta de Peralta, porque su emoción le impide ver las piruetas financieras que tiene que hacer el actual Club. Una premisa es necesario apuntar y recordar: ya no está el Grupo Modelo como dueño. Entendiendo y aceptando esto, las decisiones, por más incómodas que sean, deben comprenderse desde el ángulo financiero. Se venden activos para autofinanciarse y adelgazar la nómina.
Generar sus propios recursos con la venta de activos muy útiles todavía, es una operación recomendable en el mundo de las empresas. Podrá dolerle al aficionado que deberá esperar a ver goles de nuevos personajes, pero mientras esto no suceda, la ilusión no existe y no se otorga la razón al Club. Ambos, afición y club, deben comprenderse mutuamente para intersectar sus intereses de manera agradable. Aunque este ejercicio no es fácil para ninguna de las partes.
Comprender y confiar; es parte de la clave. La reconciliación de propósitos no es sencilla, menos en este momento. Pero el tiempo y la buena administración, tendrán su palabra. Acercándole a Pedro, jugadores (nuevos o conocidos) de calidad, el equipo funcionará solo, sin necesitar tanto atropello del entrenador. El verdadero protagonismo lo tienen los de pantalón corto. Entonces, la venta de activos valiosos, es urgente. Es cuestión de entender qué es primero.
El dinero fresco y productivo siempre es bienvenido. Peralta lo es hoy; uno, necesita dinero; el otro le urge sin protagonista en el país, y al tercero no le desagrada mejor condición económica. ¿Quién gana aquí? Los tres. Por lo pronto, no habrá venta de abonos y tampoco cabe la sentencia de que “venga el que tenga que venir”. Hoy no hay manera de calmar a la molestia sentimental de la gente. Hoy sí hay manera de comprender las decisiones incómodas de una organización con nueva y menor fuerza financiera. Tan fácil que era decir la verdad desde agosto pasado.