Reseña

Santos rival de Santos

Mañana en Pachuca, aparte de estar de visita y que el rival no ha jugado mal, aunque se ubique en el lugar 14, el primer oponente de los laguneros son ellos mismos porque la granada explotó, se las taparon, pero son los jugadores los que deberán sacar adelante esta crisis.

Ya fue reconocido a la luz del país el mal momento, con profundo malestar, asumiendo responsabilidades la autoridad máxima de la organización, sin culpar a nadie más, pero los actores deben aparecer en el escenario porque son los de pantalón corto lo que hacen o no los puntos.

Los frutos tempraneros mal digeridos (así lo externaron) son la causa de lo que hoy se vive.

Aceptando esto, las insatisfacciones han sido de más, y deben ponerle remedio.

Esto, presenta una presión e implica una responsabilidad que sólo los jugadores son los encargados de resolver. Las excusas podrán ofrecerse, los motivos serán válidos pero a nadie deja contento la crisis. Empezar a resolverla de visita, parece no sencillo. Por eso, más que los “Tuzos”, el rival de Santos es el Santos mismo.

Pareciera ilógico, pero la zancadilla es tramposa.Pachuca en su casa no ha estado bien. Perdió contra América, Pumas y Toluca, empató ante Atlas y le ganó a Tijuana. Viendo este leve panorama con lupa, sus tres derrotas han sido ante equipos bien ubicados en la tabla general (lugares 2, 3 y 5) y como es el 18 el que lo visita, se podría suponer que la casa ganará.

Es otro elemente más que aplica contra Santos. La desesperación, el no buen futbol, la conferencia de prensa del Presidente y lo que asumió, se convierten en rivales del propio Santos.Si en apariencia, los jugadores albiverdes no han sido los responsables, les corresponde a ellos responder mañana en la noche, y con creces.

¿Hay capacidad para salir de tan húmedo e incómodo lugar? Le dieron la confianza a Pako, pero Agustín, Jesús, Andrés, Diego, Néstor, Jorge, Javier, Adrián, Sergio, Alonso, y el que más resulte responsable, deben reaccionar.

La crisis invita a una cita diferente. Urge acudir al llamado.