Reseña

Santos “puede” calificar

Es admirable escuchar distintas voces, incluyendo las de jugadores, que “Santos puede calificar” en el actual torneo.

La afirmación, como premisa, es aceptable y hasta se aplaude la confianza y el optimismo.

Antes, es necesario preguntar: ¿Hay capacidades internas, para ello? ¿Existe la precisión de lo necesario por hacer como grupo e individualmente? ¿Sus resultados impactan para proyectarlo en la liguilla a fines de noviembre? ¿Son confiables sus recientes actuaciones?El entusiasmo se aplaude, el fervor (de quien sea) se admira pero antes, mucho antes de la arenga optimista, es necesario cobrar conciencia de lo actual.

El futuro se puede visualizar alentador porque no existe ningún reproche del mismo.

El “reproche” son los escasos 7 puntos de 24 disputados, los cuales, poco alientan para creer en estarán en la liguilla.

Los que no vean la pobre actual realidad, en el fondo son enemigos anónimos de la institución. No parece tan difícil tratar de entender el presente, y tampoco es complicado valorar hoy, el futuro.La pasión suele engañar. El entusiasmo provoca distorsión de ideas. El mundo de hoy no necesariamente es el mismo al de ayer y al de mañana.

Por eso, la enmienda debe ser rápida, sostenida, sin tantas promesas y sin alientos frágiles.

La frivolidad de una esperanza vana suele ser muy perniciosa porque no vive su presente real. El secreto del arte de mejorar, no está en la bonita retórica; se anida en los hechos, los cuales, poco o nada han sido edificantes en 8 jornadas. Se aplaude la confianza y auto estima del lugar 17; ahora, a cumplir.

Evocar un futuro próspero es contagiante, siempre y cuando hayan existido condiciones sólidas para crear, confiar y creer. El logro del campeonato no ayuda en este momento. Estamos en otro instante, el cual es necesario vivir intensamente con humildad y en base a lo que otros han  hecho y dejado de hacer.

Levantarse del lugar 18 hasta el 8 (mínimo para verlo calificado) señala un camino lleno de complicaciones. Es el reto para Santos y su nuevo entrenador.