Reseña

Santos tiene la capacidad para seducir

Una característica del actual Santos podrá ser, de nueva cuenta, su dinámica. Probablemente habrá romanticismo, que contagia y agrada, aunque reciba goles a granel. Era un gusto enorme para el país, ver jugar al Santos el torneo pasado. El gustador de futbol, conocedor sin tener que sentir simpatía por este equipo, debió haber mostrado agrado y admiración por la forma de brindarse del equipo lagunero. Hoy, en el Apertura 14, otra vez, tiene la obligación de seducir porque sus capacidades están manifiestas.Un líder puede ejercer su postura a través de la Percusión o de la Persuasión. Con violencia o con argumentos. El entrenador del Santos suele usar más el altercado que las reflexiones (ideas o análisis) para intentar colaborar con algo significativo en el crecimiento del equipo. Aquí radica la nueva tarea y responsabilidad de la institución: Seducir a la afición y si se puede a todo el país; otra vez. De enero a mayo pasado, lo hicieron con creces.Seducir no es fácil; sobre todo porque parece ser que la preocupación mayor será no recibir tantos goles. El equilibrio es lo indicado siempre y cuando en el campo exista capacidad de aportar, y en la banca, idea para mejorar. Pedro ha destacado más por su euforia que por su talento. Si la comparación es permitida, el nuevo técnico campeón del mundo, no se peleaba con nadie, ni insultaba a los árbitros, respetaba a los rivales, se ocupaba de lo suyo.La seducción es atractiva, es parte de una lujuria bien entendida. Santos tiene esa virtud, es capaz de volver loco a cualquiera. Ante esta noble evidencia, no es prematuro solicitarle que muestre sus cualidades que obligan a voltearlo a ver y admirar. Cada torneo es distinto, y ante esta constante realidad, hay que entender todo. La seducción que Santos puede ofrecer, no está en duda.