Reseña

Salieron bien librados

Casi siempre, aquel equipo que empata en una jornada, al concluir tal fecha, baja de lugar en la tabla general. ¿Por qué sucede esto si pudo sumar un punto? Porque por naturaleza, casi por estadística o inercia del torneo, alguien cercano o abajito en las posiciones, pudo ganar en esa misma semana, y lo llega a rebasar. Pues en esta jornada, Santos empató, pudo haber ganado y lo pudieron haber goleado, y salió bien librado en términos amplios.
Por citar un par de ejemplos, se suponía, en base a una lógica inexistente, que América vencía a Veracruz y que Tigres superaba con simplicidad a Querétaro. Y no sucedió así. Esto favoreció tremendamente al empate de Santos que tuvo de visita un rival más exigente que el par de casos anteriores. Tal parece que la lógica es la ilógica; lo cotidiano es lo jamás imaginado; lo que ocurre es lo que no pensamos que vaya a suceder.
¿Alguien tiene los suficientes argumentos para explicar con claridad este fenómeno de la naturaleza? Es competencia en buena lid con apuros añadidos. Antes de la 5 de la tarde de ayer, todo parecía que le venía muy bien al Santos y que no se cumpliría la sentencia de que al empatar, se desciende en lugares. Estaba a esa hora en el mismo quinto lugar. Pero en Cancún se dio otra sorpresa y, riéndole a la vida, Santos sólo bajó una posición. Sin embargo, Morelia, empatando también, aparece hoy dos posiciones menos.
Si acudo a la ilógica de la jornada, los de Cancún, estando en casa, le ganaron al segundo. Y eso, afirmó el panorama aquí descrito. El riesgo de que Santos bajara de lugar al concluir la fecha 12 estaba previsto dentro de los cánones de la lógica; y éstos no fallaron. Surge la pregunta: ¿Es bueno sumar aunque se descienda de lugar en la tabla? Hay una respuesta de conveniencia. En este caso, sí, porque pudo haber sido peor la encomienda; por eso salieron bien librados.