Reseña

Saber revalorar al Santos

El último juego del torneo fue el primero, el de la reconstrucción, el que puede ayudar de cimiento para rehacer la estructura de un equipo que ha sido grande. Vaya ironía de la existencia. Tijuana, el líder general, terminó el torneo con dos derrotas. Santos lugar 16, lo concluyó con dos victorias. En apariencia, al ya no poder calificar, ayer era el último partido y luego a otra cosa. Pero no. Realmente es el partido de la reingeniería, teniendo intención de mejorar, con inteligencia para eliminar la ignorancia y sin auto engaños. Era un partido importantísimo para la institución.

No es casualidad. Se obtuvo la única victoria de visita sin Rabello y sin Cuero. Mucho indica esto en función de las decisiones futuras. Cuántas veces se empecinaron en meterlos a los dos, juntos o por separado, y los resultados eran nefastos. Igual sucedió contra Jaguares, al darse un par de triunfos seguidos. Esta puntualización puede doler pero es el indicador apto para hacer la lista de los que deben irse. La trascendencia del Club Santos se basa en lo que ha logrado, no sólo en este torneo.

Es importante saber considerar todo lo que Santos ha logrado para revalorarlo hoy que ha dado lástima. Nos podemos detener en lo nefasto del torneo pero más tenemos la obligación de revisar los grandes logros para comprender las angustias, y confiar en que la reacción futura, deberá venir con inteligencia y buen tino al contratar. Es muy fácil subirse al camión del campeón en el desfile. Hoy debemos revisar su historia y revalorar sus hechos.

La Laguna ha estado orgullosa de su equipo. Hoy no lo está tanto; se comprende. Pero la actitud de la afición debe ser, hoy y primero, de comprensión, porque fueron los jugadores de cada época los que aportaron los gozos y satisfacciones. Ahora le corresponde a la gente aportar entusiasmo y apoyo cuando la institución más lo necesita aunque sea cuando menos lo merezca.