Reseña

“Reestructuración del Santos”

Aparecieron las palabras “Reestructuración” y “nuevos líderes”. Todos los equipos del mundo, hacen eso, nada debe extrañarnos. Lo importante es tener alta calidad, al menos, en 4 jugadores, y ellos se encargarán del liderazgo, nuevo o antiguo. No por mucho gritar o hablar bonito, llegará el liderazgo. No, por ahí no es. Es necesario hacer varias preguntas a fondo, para percatarnos que al interior del equipo, hay o no, liderazgo.¿Pedro tiene liderazgo; o también en ese puesto se necesita uno nuevo? ¿Los jugadores admiten al entrenador como un guía ejemplar? ¿La afición entra en los planes del Club Santos? ¿Es Pedro el indicado para conducir los nuevos destinos, con un liderazgo diferente? ¿La reestructuración está en las manos de Pedro como responsable directo? ¿Todavía vale la frase de que “si la novia es fea, no le digas que está fea? ¿Los jugadores confían, respetan, aceptan, admiran y siguen a Pedro? ¿A los jugadores les solicitan fe ciega respecto a Pedro?Recibí un mensaje de Mauricio Elizalde cuya cuenta es: @Melizaldeb, y dice: “Y si le decimos a Alejandro Irarragorri que Pedro Caixinha ya no entra en los planes de la afición”. He aquí una de tantas propuestas y aportaciones de los encuentros que planean realizar, los cuales deberán ser fructíferos, siempre y cuando exista orden, apertura, autocrítica y atención a las necesidades, ilusiones, esperanzas y deseos de todos, sin desprecio.Quintero expuso: “…si Pedro continúa, yo no”. Aquí hay un brote de atención y de infección. Porque si pretenden nuevos liderazgos, debemos recordar que son los jugadores los que sacan adelante al equipo en la cancha, o lo hunden. Empieza en Santos una nueva y hermosa etapa, ciclo o no. Las arrogancias y las posturas dictatoriales, no ayudarán a la restructuración.