Reseña

Pumas, domingo 12 horas

La gran Tenochtitlán vuelve a abrir sus brazos acogiendo al Santos, pasado mañana al mediodía. La capital del país se engalanará después de que los antiguos defectuosos hayan saboreado el clásico de la ciudad cosmopolita. Un fin de semana de ensueño: azules contra amarillos, Boy contra Ambriz, y luego, el cinco veces campeón contra el sub campeón de diciembre pasado.

La sapiencia de Zubeldía contra la pasión de Memo Vázquez. La gran entrega de Diego versus el ritmo cordial y armónico de Quiñones. Cuidado con el # 24 oro y azul.Los designios de los astros alineados, indican, a veces, la catástrofe porque suelen ser congruentes con el sentido común.

Cuando alguien se aferra a ser incongruente, cuando no quiere ver la verdad que es real, se esmera por ser enemigo del equipo lagunero pero a la vez posee el privilegio de ser el gran jefe, en ese momento, todo caduca, desaparece, nada positivo se puede esperar, la decepción aflora, la depresión surge, el hastío invade y la no credibilidad se convierte en forma de vida no sana. Imagine usted.

Domingo, 12 horas, con o sin sol, altura, Pumas finalista hace 2 meses, y Santos arrastrando dos derrotas. ¿Puede usted soportar la presión? Desobedecer a las leyes de la naturaleza suele ser peligroso.

Atentar contra la lógica es crueldad. Confundir la noche con el día, y el blanco con el negro, es ignorancia, mala voluntad o cáncer incurable. Una aspirina sirve, y mucho, para determinada y precisa ocasión. No es el remedio de todas las enfermedades. Así está alguien del Santos hoy.De manera fácil pero trágica, puedo afirmar que “con su pan se lo coman” lo cual, aparte de ser cierto, es despectivo.

De igual forma está actuando el entrenador del equipo verde. Se contempla un cambio; ¿Para que salga el que debe de salir? Porque la objetividad se está viendo de forma subjetiva, lo real ahora es mentira, la ineficiencia es bondad, y lo seguro es falso.

Santos le está apostando al torneo, pero al revés. Ya todos lo vimos y hasta los “especialistas acomodados” ya se atrevieron a externarlo. Alguien anda mal. Esperemos que no sea el equipo que juega este domingo a las 12 horas en la sede de los poderes.