Reseña

Poner la otra mejilla

Santos debe reubicar sus propósitos. Las dos derrotas en la Copa otorgan la oportunidad para detenerse y volver a hacer un alto en su propio camino, aunque parezca temprano. No debe quitar el dedo del renglón torcido llamado “salvación”. Esto es muy importante renegociarlo con el cerebro y con las emociones. Después, hay que poner la otra mejilla, pero al revés. No para volver a ser golpeado sino para reinstalar los propósitos.

Los ya famosos 30 puntos no llegarán por decreto, tampoco con una débil banca de suplentes. Se lograrán (en dado caso) con más creación de futbol, específicamente con la fabricación de opciones claras y manifiestas de gol. Tener de rival a Puebla y en casa, es parte de la otra mejilla, no para cachetearla o causarle daño, sino para apreciar la bondad del momento.

Los 3 puntos dominicales contra Puebla son más que vitales para que siga circulando la energía y la nueva ilusión. Con un solo contención y con tres delanteros, puede ser parte de la otra mejilla que será necesario redefinir. Además, ¿Con qué contención? Las redefiniciones son urgentes y serán trascendentes. Lo que se pensó el 27 de diciembre pasado que iba a funcionar, hoy 27 de enero, ha sufrido modificación.

Es la otra mejilla, la otra forma de ver la misma cara del equipo, gracias a las serias y simbólicas lecciones de las derrotas coperas. Nada debe dejarse pasar como si no hubiera sucedido algo diferente. Puebla recibió 6 goles en su única visita, en Tijuana. Poner la otra mejilla, significa, que es urgente ganarle. No debe haber excusa.