Reseña

Noche de velada agradable

Ganar tres partidos seguidos, no es fácil en nuestro muy competido futbol mexicano. La cita es interesante, y más, si le añadimos el ingrediente de que fue la final de hace 8 meses. Los preparativos del compromiso no han sido los mejores, por el caso ya muy conocido de quien no pretende estar aquí, y va a ser titular.

Esto, no hace común a la noche porque las incomodidades de los asistentes al partido, pueden brotar. Es aquí, donde la velada (que debe ser agradable) se puede transformar en riesgosa.

Las horas placenteras podrán ser crueles porque cuando realmente empezaba la calma que no se tuvo el torneo pasado, surgió la inclemencia. Todo fuera de control para las partes como cuando al despertar por la mañana, realmente apenas se empieza a descansar, y la levantada exige acudir al mundo poderoso, impotente ante él. A nadie le gusta interrumpir el sueño gratificante.

Las dos victorias consecutivas, casi exigen una tercera. Esperemos que no haya discordia porque la mente debe estar en el mismo lugar donde está el cuerpo.La fuerza y la energía de los contendientes se pondrán a prueba. Santos no debe renunciar a nada, a pesar del pequeño caos que existió en la semana. Sigo sin entender (si no desea estar aquí) por qué va a jugar, y de titular.

Jamás comprenderé eso, a menos que clara y abiertamente nos digan que hay favoritismo; lo cual es pernicioso porque el personaje no es vital para el desarrollo grupal. Pero bueno, así lo van a decidir. 

Esperemos no se vayan arrepentir de propiciar molestias propias y ajenas, al interior y al exterior del equipo porque la afición, quiere, goza, apoya, recuerda, no olvida, perdona pero también castiga cuando se siente confundida o traicionada por algo o por alguien.

Deseo que el que se quería ir pero lo dejaron aquí, muestre algo digno para aplaudirle y poder entender que puede aportar algo, y hacer agradable la velada.