Reseña

Madres uruguayas y mexicanas

En las elecciones del pasado domingo, unos no pensaban ganar tanto y otros no pensaban perder. Esta dualidad no fue fácil ni para ganadores ni para perdedores. El triunfo de México sobre Uruguay (esperado o no) vuelve a confirmar las falsas posturas de los federativos nacionales que como viles priistas, siguen creyendo que sólo ellos tienen la razón.

¿Qué significa el título de este escrito, haciendo alusión a madres uruguayas y mexicanas?Uruguay es un país, tremendamente más chico al nuestro, incluyendo economía. Sin embargo, muchos de sus jugadores participan en Europa o con nosotros.

El futbolista se hace desde el vientre sagrado de su madre. Nuestros directivos creen que sólo las madres extranjeras son capaces de fabricar calidad, por eso desprecian a nuestros futbolistas con leyes y preferencias que ellos maquilan.

Están igual que los derrotados del PRI en las elecciones del pasado domingo. El TRI ganó pero el PRI perdió. Esto, hay que entenderlo ya.La voluntad del aficionado no es tener ni ver más extranjeros en sus respectivos equipos.

Es arropar lo nuestro, siempre y cuando tenga calidad. Veamos al uruguayo Carlos Sánchez, militante del Monterrey, destacado en el torneo a quien “culpan” del no campeonato de los Rayados. ¿Acaso destacó contra nuestros 14 mexicanos el pasado domingo? Si este simple ejemplo lo proyectamos, podemos afirmar que las madres mexicanas tienen la capacidad para gestar buenos futbolistas mejores que los extranjeros.

Las encuestas  (de salida y de entrada) de la Federación Mexicana dicen que el espectáculo lo aportan los extranjeros. Falso. ¿Entonces por qué 14 mexicanos le ganaron a 14 uruguayos el domingo pasado? Igual que se dieron gratas sorpresas en las elecciones, de la misma manera, la Liga MX, como el PRI, debe reconocer su derrota, y enmendar su postura.

Si este caso lo llevamos a las urnas, podrían cambiar las cosas.