Reseña

Ladrarle a los Perros

Si Santos es capaz de hacerle daño a los Xolos en Tijuana esta noche, como sea, tendremos la necesidad de volver a creer en los dirigidos por José Manuel. De suyo es una aduana complicada y ahora más porque los Xolos han sucumbido en su casa contra Necaxa y Pachuca en la Liga, y ante Morelia en la Copa. Estas incidencias transformadas en derrotas caseras reclaman una venganza contra el primero que se acerque. 

La perrera no está dispuesta a que le ladren en sus narices.

¿Qué decidirá De la Torre en el tema alineación inicial y formación? ¿Será capaz de jugar (nominal y realmente) con un contención y tres delanteros? Esta incógnita es agradable. Se le recuerda que con tal fórmula, hace mucho que no gana. Ya corresponde realizar una modificación para enderezar la ruta. 

Los actuales 12 puntos, animan, pero no son la piedra angular del éxito; no invitan a continuar igual. Las experiencias emocionales que Santos ha brindado son agradables; se les felicita y agradece que las aporten aunque no pertenecen a ninguna dimensión desconocida. Cada vez nos percatamos más que este equipo es limitado, entregado, esmerado que sabe enfrentar al que sea pero no esconde sus serias limitaciones.

Tiene un tope que no ha sabido rebasar. Visualizar la victoria en la frontera está llena de optimismo junto con imponderables a favor. No se descarta de manera absoluta. Tenemos la obligación de apegarnos a la realidad sin saturar de falsas porras. ¿Podemos alentar la idea que esta noche, Santos será capaz de ladrarle a los perros en su perrera?