Reseña

Imponderables del 5 a 3 inexistente

El tema “Imponderables” brota para entenderle mejor al futbol. Este juego, como cualquier hecho de la vida, está muy propenso a los imponderables, a ese algo que nadie puede controlar, que surge, está presente, juega a favor o en contra, y determina un resultado, sin mérito o culpa de los participantes.

Antier, en Chile, a la casa le quitaron dos goles por decisión de una sola persona al calificar como fuera de juego dos acciones cerradas. Lo que bien pudo ser derrota mexicana de 5 a 3, terminó (gracias a los “Imponderables”) en un meritorio empate a tres.Este concepto y fenómeno (“Imponderables”) debemos machacarlo, aprenderlo, memorizarlo, ubicarlo, no perderlo de vista ni de presencia, y acudir a él, siempre que sea necesario para reflexionar mejor y evaluar con calidad.

De muchos “Imponderables” se valió Santos para calificar a la liguilla pasada. Ya en ella, los “Imponderables” no actuaron, aunque mi memoria exacta puede fallar.A Tigres lo eliminó sin excusas.

A Chivas lo superó sin preguntar quién era. A Querétaro le metió 5 y empezó el festejo. Para entrar a la fiesta, sí necesitó de “Imponderables” que no son dádivas corruptas; no. Son decisiones y resultados ajenos al control propio, pueden ayudar o perjudicar, existen en la vida como entes caprichosos que debemos considerar al momento de celebrar, alabar a alguien o si se pretende encumbrar a un entrenador.

El título de este escrito hace alusión a algo que no existió; el 5 a 3. Y no existió porque los imponderables decidieron, irónicamente, a favor de la visita, sin mérito del “Piojo”.Aquí y con este insistente tema, no pretendo incomodar a nadie. Sólo deseo que la razón tenga otro tipo de argumentos para entenderle al futbol, no engañarnos, no entusiasmar de más al beneficiado y tampoco humillar al ultrajado.

Recordemos que a Santos no le valieron un gol el torneo pasado cuando visitó a Pumas.

Ese fue un clarísimo “Imponderable” contra el actual campeón. La vida se la debía; pero se la pagó.