Reseña

Ídolos de barro

Existen personajes privilegiados por su trayectoria o por la función que desempeñan, con o sin méritos, con o sin capacidades.

Cualquier deportista, es atracción para la publicidad, la admiración, para captar atención.

Atrae el gobernante, el funcionario, el ejecutivo agraciado, el conocido en la sociedad, el futbolista destacado, y sólo por el hecho de serlo.

He aquí la conjugación de elementos que se aglutinan para ubicar en alto, a alguien que lo merece o no, se le acredita o al menos se le concede un valor.Sin pecar de malinchismo, tampoco de amiguismo, y menos de adoración vana, la presencia de un centro delantero en el escenario europeo, debe tener muchas dimensiones, antes de lanzar elogios o desacuerdos.

Lo mismo sucede en el terreno nacional con aquella persona que estuvo en lo alto, hoy es político, se escondió por motivos varios, le ha dado la vuelta a la vida, y de repente, anota un gol gracioso, regalado, sin portero, y surge el ídolo entre el barro.Tamizar, moderar, saber valorar, percibir la verdadera realidad.

Lo que antes era despreciado por los suyos, en su misma casa blanca, parece (ignorancia o asombro barato) que se posiciona como el diferente redentor.

La Puerta de Alcalá es chica para darle paso al nuevo glorioso, al salvador de los desaires, al que permaneció en el olvido de quienes no olvidan que lo hicieron a un lado. Dicen que las mujeres cambian de opinión con suma rapidez.

Ya hay quien les gane; los “irreales” las han superado. La popularidad es más fácil obtenerla mediante logros fáciles que con esfuerzo, capacidad y finura. Confundimos con mucha simplicidad lo capaz de lo popular.

He aquí la trampa. También allá hay ignorancia, también acá existe la idolatría que brota cuando se trató de empujar una pelota con todo el arco abierto.

Algunos, muchos, de algo tienen que agarrarse al momento de festejar porque la celebración también forma parte de la esclavitud. El barro, como el estaño o el cobre no se asemejan al oro. Los antepasados crearon ídolos; los modernos también.