Reseña

Idea, olfato y coraje

Si la afición lagunera tenía reclamos al Santos por no brindar espectáculo, el día del amor hubo amistad y se pusieron a mano. Se brindaron a granel, en juego genial, porque se conjugaron muchos factores, a destacar tres: idea, olfato y coraje. Tijuana colaboró y aportó a que todo fuera excelso pero como hubo un ganador y ése fue la casa, es justo destacar lo sucedido. Ambos porteros se lucieron (hasta de más) y cuando eso acontece, significa que los apuros en las porterías estuvieron presentes lo cual involucra idea creativa de las ofensivas.
El olfato de gol, penetrar, avasallar, causar daño y anotar, fue el gran común denominador del partido. Juego genial. Casi cada avance de los contendientes era de gran peligro lo cual puede significar deterioro defensivo pero también indica excelsitud para atacar, coordinar las ideas con las acciones e inquietar. Las precauciones se guardaron y la generosidad acompañó a la noche.
El coraje fue el pastel, la cereza, el regalo y el moño. Como se empezó ganando dos a cero, ser empatados hubiera sido maligno, por consecuencia existió plena determinación para conquistar lo que se había labrado. Prefiero abordar el partido son considerar los goles, porque aunque son los determinantes para cualquier victoria, no necesariamente fueron lo más sublime. El partido se puso bravo, pleno, delirante. El gol que no se registró, para cualquiera de los dos, fue acción bella, con idea, olfato y coraje.
Inteligencia, concentración y empeño fueron virtudes que estuvieron presentes en todo el partido. Como el cotejo fue el pasado viernes, y Cruz Azul sigue de líder, América se desinfla y otros ya no destacan, es muy probable que a muchos ya se les haya olvidado lo sucedido el día del amor y la amistad. Además, mañana se juega en Montevideo, y eso, puede distraer. Pero lo sucedido el 14 de febrero en casa, tuvo idea, olfato y coraje. Felicidades y gracias por el regalo.