Reseña

Honduras, Nueva Zelanda, Rusia y ahora Alemania

Desde siempre, el futbol mexicano ha sido aprobatorio a nivel mundial. Con lo hecho en su historia, más un generoso “redondeo” obtiene 8 (ocho) de calificación. En la época que pretendamos detenernos, con los jugadores de ese momento, y el entrenador que sea, al futbol mexicano le alcanza para “pasar” aunque no obtenga trofeos excepcionales.

Lo hecho en la actual Confederaciones no demerita ni sobre pasa a las conquistas de 1970 para acá, en cualquier evento. Vivimos en una zona geográfica apta para calificar y ser el líder de la eliminatoria, situación que hoy se goza. Nada debe asombrarnos; ni Osorio ni las rotaciones. Haberle ganado a la pobre Rusia de hoy y a Nueva Zelanda es como ganarle a Honduras o a Costa Rica. No hay diferencia; excepto el continente de cada país. Nada es nuevo; hasta ahora.

Ser el líder del Hexagonal (que ya se ha sido) es tan normal como haber empatado con Portugal. La sorpresa diferenciada ahora fue derrotar a Estados Unidos en su territorio. Muchos países europeos son igualitos a México. Que nada se mueva de manera diferente y tampoco el asombro desmedido aparezca.

México compite con Uruguay, Paraguay, Chile, Colombia, Ecuador, Escocia, Holanda, Suecia, Bulgaria, Croacia, Marruecos, Japón, Korea. Usted añada al que guste. No están en esta “mini” lista, Argentina, Brasil, España, Italia, Inglaterra, Francia y Alemania, que son de jerarquía diferente. El próximo rival es Alemania. Veremos si se aprueba el examen. Hoy tenemos la misma calidad de siempre, incluyendo al entrenador en turno.