Reseña

Hermosas, espectaculares, vibrantes y obscenas

Si a usted le preguntan que describa o defina a las mujeres, sin duda podrá decir que son “hermosas, espectaculares, vibrantes y obscenas”. Todo eso y más, son las liguillas mexicanas, nuestras maravillosas liguillas. También son simpáticas, crueles, estrujantes, inigualables, contagiantes, pavorosas, fervorosas. La liguilla nuestra es muy nuestra. Y a quien no le agraden que se cambie de país.Se hicieron para hacernos gozar o sufrir, para enriquecer la emoción y entusiasmar el alma. Empobrecen al pobre de corazón. Son ricas, grandiosas, exitosas. Esté quien esté en la liguilla, atrae a las 8 aficiones respectivas cuyos equipos participan. Toda la nación se entera, se ocupa de la liguilla, sea o no seguidor fiel de unos de los participantes. En esta ocasión no correspondió a La Laguna estar; pero lo ha estado 24 veces de 37 ocasiones, lo cual es un alto y agradable porcentaje.Todos, material y numéricamente hablando, todos los equipos han estado en liguilla alguna vez, hasta Indios de Ciudad Juárez, Neza, San Luis, Necaxa y Atlante. Todos. ¡Vaya gran variedad, diversidad y riqueza…! Así son nuestras liguillas, con reconocimiento especial y distinguido para todos, aunque parezca efímero porque, cada uno tuvo y tiene su momento para contar su propia historia, grata o ingrata, capaz de repetirse u olvidarse.
La narrativa se prolonga, no termina. Escoja usted un equipo, el que más le convenga, el que le plazca o se acuerde. Ese equipo tiene algo hermoso que decirnos de alguna liguilla, pero también algo obsceno. ¿Acaso, no es esto espléndido? Hoy están América, Tigres, Atlas, Toluca, Jaguares, Monterrey, Pachuca y Pumas. Se les desea éxito a ellos aunque sólo uno obtendrá el galardón mayor. También se les solicita talento y virtudes porque sabemos que las liguillas son hermosas, significativas, vibrantes y obscenas.