Reseña

Gracias a las “barras… y las estrellas

No debemos olvidar. El partido de hoy, entre México y Estados Unidos, más que amistoso, deberá ser de gratitud y agradecimiento. Fueron ellos los que realmente hicieron posible que el Tricolor acuda a Brasil. Si hoy aparece el banco, la camiseta, la cerveza, el avión, el perico, el niño “colado”, el refresco y lo que más se acuerde usted, todo es gracias a las “barras y las estrellas”. Barras sin sangre; estrellas no de televisión. La dignidad convoca a la ubicación.
Gracias al rival amistoso de hoy, la celebración de junio próximo, es propiedad del futbol mexicano. Entendamos el momento y el encuentro. No se trata de probar a Marco Fabián o de hacer las paces con alguna prensa molesta. El tema central es arrodillarse ante las “barras y las estrellas” también en futbol. No fueron tiempos de Miguel Herrera, él lo sabe, y con mayor razón. El perico de tercera o cuarta mano, debe aconsejarle al “Güero” que sea agradecido con quienes le consiguieron la extrema chamba. Es de ley dar las gracias en el desierto de Arizona.
Si algunos andan fatigados por las “barras bélicas” es preferible dedicarle la atención debida a las verdaderas estrellas que hicieron posible el futuro viaje y excelso gozo. Lo que suceda en Brasil depende de México. Ir a Brasil no fue obra y mérito total de México. Así de fácil. Nadie debe sorprenderse de este planteamiento porque ignorarlo o hacerlo mínimo, es señal de escasa memoria y ausencia de sentimientos. El repudio normal a las barras broncas, obliga a voltear a ver a los responsables del éxito económico con el paseo a Brasil.
No es fácil dar las gracias en público y menos en el futbol. Lo sé. Pero de manera discreta cada jugador y cada miembro de la delegación mexicana deberá agradecer a los individuos de la comitiva norteamericana, porque sólo gracias a ellos, el viaje futbolero se dará. Obras son amores y no sólo buenas razones. Todos sabemos lo que sucedió. Podemos solicitar un acto privado o público de agradecimiento a las “barras… y las estrellas”