Reseña

Ganó pero perdió. Perdió pero ganó

Santos ha sido eliminado con dignidad. Lo que ofreció antier en Toluca es para regocijo y tranquilidad de todos. Ganar de esa forma le generó su derrota. Perder la eliminatoria le gesta un gran triunfo porque supo conquistar las simpatías de todo el país. Quien tenga conciencia de nuestras liguillas, deberá recordar a este Santos que ha quedado afuera de manera muy ejemplar.

No es consuelo vano, es otro romance, nuevo y encantador; es presente que alienta al futuro. Es necesario reconocerle al Club Santos muchas cosas, muchas, porque ha demostrado, por encima de otros clubes, su nueva fisonomía.

Algún día tenía que haber dado su mal partido y lo ofreció el miércoles pasado. Ahí quedó eliminado. Sin embargo, el sábado nos entregó lo mismo que en todo el torneo hizo.

He aquí lo esencial para felicitarlo y exhortarlo a seguir así. Ser eliminado de esta manera es perder, ganando. Después de la derrota de 1 a 4, el recuerdo del torneo era muy incómodo; devastador. Hoy, el recuerdo es de gallardía, entereza, valor, dignidad, haciendo que el mejor jugador del último partido haya sido el portero rival.

El aficionado a Santos tiene los suficientes elementos a su alcance para evaluar a su equipo. ¿Con qué recuerdo se quiere quedar? Con el Santos derrotado en casa por Toluca, con el equipo que su única victoria de visita fue la noche en que quedó eliminado, con el equipo de once empates, o con el que supo jugar bien al futbol todo el torneo. Es una atractiva disyuntiva a sabiendas de que los sabores agradables tienen la capacidad de superar a los agrios porque perder ganando se parece a ganar perdiendo.