Reseña

Ganar - ganar; perder – perder

La situación incómoda del Santos se antoja para replantear ideologías y verificar si todavía son útiles. Llegaron los nuevos liderazgos y los desaparecieron, hoy no se les aprecia vivos.

Después apareció el cambio generacional que en base a los resultados y a tanta entrada y salida de entrenador, tampoco existe.Quedan más opciones; propongo una.  Ganar – Ganar para que todos se unan y apoyen. Hoy se observa más el perder – perder que el ganar – ganar.

Esto es incuestionable. Todavía queda aliento e interés. Pasado mañana ante Atlas pudieran empezar a demostrar lo que en el fondo se pretende pero bajo acciones congruentes.Específicamente, a la afición no se le atrae al estadio si de inicio siguen Rabello y Cuero.

¿De esto no se dan cuenta? Ganar – ganar significa también, pulir la alineación para intentar algo distinto desde el seno interno de la organización. Los recuerdos memorables de los éxitos y los campeonatos, le siguen dando vida a la afición.

Es conveniente saber rescatar esta inercia pero haciendo a un lado lo que siguen haciendo, y que no ha dado resultado. No se necesita acudir a un comité especializado para unificar criterios.

No se requiere un cabildo o consejo consultivo para verificar los hechos o medir la inoperancia. Atraer a la afición es vital. Santos (contra dos) jugará en casa su liguilla. A la gente hay que convocarla con algo atractivo para que apoye más.