Reseña

Felicidades… !

El 2014 fue tormentoso, incómodo para el Club Santos y también para la afición lagunera. El primer semestre estuvo genial, con buen futbol y una liguilla trepidante. Empate a 6 en el global contra América en Cuartos de final para eliminarlo contagiosamente, y luego empate a 4 ante Pachuca, perdiendo por gol de visitante, con un jugador menos mucho tiempo, también de alarido. Eso nos regaló Santos, y se le agradece y felicita. Mejor actuación no podíamos solicitar.Luego se fue Peralta, por motivos económicos de la institución, entendibles y plausibles, y el segundo semestre se desvaneció hasta la última jornada con un penalty en contra, nunca dudoso pero pavoroso. La conducta de Pedro jamás agradó a la inmensa mayoría de la gente. En la fecha 10, los laguneros amarillos acudieron en mayoría a ver a su equipo, hoy campeón, y eso caló. Las incomodidades fueron mayores que las alegrías, las satisfacciones se ahogaron con la no calificación. Tenía que suceder.La reingeniería se ejecutó pronto, semejante al dicho pueblerino de “cayendo el muerto y soltando el llanto”. Hay desconcierto en la afición, la frescura económica volvió a darse con la venta de Quintero y la salida de Juan Pablo y Oswaldo, situación que debemos volver a entender para que exista equipo entre nosotros. He aquí la obligación profesional de la prensa (entender los momentos y las decisiones) y el respaldo de los seguidores. Si queremos diversión, música, pastel, postre, alegría y contagio festivo, primero, es conveniente comprender el momento de transición.Felicidades al Club Santos por su maravillosa historia y por habernos entregado un año diferente, llenos de contrastes pero de buen futbol, aunque las victorias no se aparecieran. Se le desea mejoría sensible porque su afición está urgida de una calificación, partiendo de la base de que ya la acostumbraron a lo muy bueno. La dicha que el Santos genera, es única, indescriptible, porque ha hecho algo excepcional. Los gozos deben continuar en el 2015; Felicidades…!