Reseña

Felicidades a Pedro

Ayer sucedió algo insólito. En la conferencia de prensa cotidiana que el Santos brinda a los medios de comunicación, Pedro, sin ser interrogado directamente sobre el tema, informó que tiene un “coach” personal que lo está ayudando en el manejo de sus emociones. Por esta noticia y confesión, se le felicita a Pedro. La necesaria lógica, que debe reinar en nuestras vidas, indicaba que el portugués no ha tenido comportamientos normales, y requería ayuda.
Toda asesoría personal, bien hecha, debe provocar mejoría; si no inmediata, por lo menos al cobrar conciencia de que algo debe enmendarse, ya se da un primer paso. Esto es elocuente y digno de mencionar, y en consecuencia, felicitar. La mala imagen profesional que Pedro le estaba mostrando al país, dañó la imagen institucional. De esto no hay duda. Algo sucedió, le dijeron o hasta le ordenaron al entrenador para que acudiera a un experto.
Con la finalidad de darle cauce a sus impulsos que de forma directa en nada contribuyen a que el jugador tenga destacada actuación, el director técnico ha confesado que está siendo ayudado para mejorar el control de sus emociones y comportamientos. Su bravura era mal conducida. Pelearse con casi todos, no le aportaban beneficios al equipo y menos al club. Se dieron cuenta de eso, probablemente tarde, pero al menos, como lo trajeron cual novedad europea, debe modificar para su bien y el de la institución.
El ser humano es emoción y sentimiento pero también es razonamiento, orden, disciplina, sentido común, lógica, conducta adecuada. Se comprende que haya tenido desatinos, hoy se le felicita por dejarse ayudar, por ser conducido a través del asesoramiento profesional personalizado, para dirigir de manera óptima, sus reacciones.
Felicidades al Club Santos y a Pedro por esta grata novedad, ya que es para beneficio de las partes, incluyendo a jugadores y afición.