Reseña

Felices vacaciones y mejor planeación

Los afanes propios del actual torneo complicaron todo, hasta de más. En el campo dieron muchas libertades a los rivales. En la oficina regalaron motivos para ser sentenciados. Esa mezcla nada oportuna desvió la ruta de la eficiencia. Es temprano, apenas termina octubre, pero las vacaciones inmerecidas (para los jugadores) se acercan, y la planeación con acertada ejecución podrán provocar ansiedad.

Con talento y chequera se recompone el camino. El serio problema del Club Santos es que hoy ambas “cositas” están muy flacas. No hay imaginación creativa para hacer malabares y no existe suficiente liquidez. Ni modo. Las vacas flacas han vuelto a La Laguna, esperando que no hagan más estragos. Demandar cordura es lo más sensato.

Por decreto no se sustituye a la realidad. Será urgente afrontarla puliendo las decisiones. No es broma, va en serio. Piensen en regresar a Pedro. Le vuelven a explicar que hay menos dólares, y seguramente gustoso se viste, otra vez, de guerrero. Le sobran agallas y es querido. Le hacen ver las modificaciones necesarias a su persona, y podrá entender mejor.

El horno no está para soñar en otro extranjero o en un desconocido. Ya no por favor. No hay tiempo de espera. Sólo el que no decide no se equivoca por lo tanto no se van a permitir más errores, aunque se puedan perdonar después. Si realmente piensan contratar a un Director Deportivo, háganlo. Pero como no hay tanto dinero, lo que se piense hacer debe llegar más con creatividad y talento, no con billetazos porque éstos ya no se han acercado a la institución.