Reseña

Favoritismos que perjudican

A los 44 segundos del partido contra Toluca, Jornada 12, a Diego (el argentino) le quitaron la pelota fácilmente, y casi  ni cuenta se dio. A los 27 segundos del juego contra Cruz Azul, antier, el mismo jugador, el consentido, el favorito del entrenador, le entregó el balón a un rival. Esta es una realidad cruel y no es superficial su análisis, aunque suene a tema desgastado.

Mientras el favoritismo exista desde el interior del Club Santos, llegar a liguilla, situación en la cual se ubica, será algo indigno aunque tenga rostro de dignidad.

Cada vez entiendo menos, cada vez comprendo mejor, y cada vez lo superficial del Club Santos rebasa las realidades de la existencia.

El equipo lagunero sobrevive a lo que va sucediendo en el camino. Lo real no es superficial. Santos es sólo un disfraz, bonito, todavía querido, entusiasmador de la existencia de muchos, pero falto de recursos profundos para determinar su esencia. Aún con muchos accidentes encima y con serias incongruencias, se reafirma en zona de calificación. 

El misterio del Club Santos es idéntico al misterio de la vida, aunque parezca hasta irrespetuoso. Con nuevos ojos, viendo la verdadera realidad, desertando de lo superficial, erradicando lo falso, se podrán realizar mejores cosas.

El ser humano es hijo de la ciencia y de la razón, sin embargo, se encuentra huérfano de sabiduría. Así está el Santos. El favoritismo descarado, con la excusa de poder vender a DG (sin plazos) estorba mucho al crecimiento del plantel porque todos los jugadores saben (no están tontos) que el # 8 es titular por decreto del favoritismo, no por capacidades.

Actuar así en la vida, es muy pernicioso, muy peligroso, en cualquier organización; pero los casos se dan. Por fin pudieron ganar en el Estadio Azul, más a lucha esmerada y situaciones imponderables, que a capacidades distinguidas.

“San Agustín” se trajo los 3 puntos. Felicidades. Esta búsqueda de la clasificación, requiere ser fortificada con limpieza institucional, sin favoritismos que apestan a podrido.