Reseña

Espero no equivocarme…

El Barcelona, no es el futbol español. Juventus, pudiera ser algo selecto del futbol italiano. Los clubes en cada país, atraen. Las selecciones son para cada nación algo diferente. Sin embargo, queda una duda, y aquí es donde espero no equivocarme y tampoco pretendo confundir. ¿Qué y quién es más importante? ¿El club ganador de la Champions, el que lo sea mañana, o Alemania, campeón del mundo? Hay diferencias y dimensiones, que por sutiles, se pierden en su real valoración.

¿Qué importa más al mundo? ¿Los germanos que hicieron pedazos a Brasil en su cara y en su casa, o Barcelona con Messi, si vencen a la “señora más vieja”? ¿Le interesa a Blatter esta comparación hoy; o anda tan temeroso, que no sabe ni dónde pisa? La conciencia es canija, por más buenos contactos o agradables relaciones amistosas que se tengan.

La UEFA, dueña del mundo del futbol, mañana, debe dar un golpe de estado y encarcelar a los corruptos de FIFA. Es el momento de tomar por asalto, sin elecciones, a los bandidos.

¿Qué país tiene mejor futbol? ¿España, gracias a la magia del Barcelona? ¿Italia, gracias a la rara presencia de los radicados en Turín? ¿Alemania por sus grandes logros históricos, sostenidos y apareciendo siempre? ¿Brasil por su contagiante producción de jugadores? ¿Argentina, gracias a Messi? No deseo equivocarme; no pretendo confundir, no me interesa establecer un razonamiento único.

Anhelo provocar una reflexión.La confusión o la falsa interpretación, desviaría la esencia de lo que se pretende exponer. Hay cosas claras: la riqueza del futbol la aportan muchas naciones.

El Barcelona de hoy, es, en ataque, tres países sudamericanos; y punto. Ningún español se significa ahí. Juventus ofrece otra versión, moderada, nacionalista. ¿Qué es más valioso y meritorio? Los catalanes (que no son españoles) contagian. Los italianos parece que representan mejor al país en donde juegan. Espero no estar equivocado, ni haber confundido.