Reseña

Enloquecido, he sido, es ido

Santos debe calificar en el actual torneo; así lo indican muchas condiciones pero necesita resolver por sí mismo los inconvenientes que se le presenten. Sería su calificación número 27 en 42 torneos cortos. Estos números pueden tenerlo “enloquecido”.

Si el propio Santos expusiera el dato, tendría derecho a externar: esto “he sido” pero también debería incluir que todo eso, “es ido”.

“Enloquecido, he sido y es ido” es una trilogía de conceptos después de lo gozado y lo sufrido, después de lo ganado y lo perdido (E. Andino) porque Santos existe sólido, tiene presente enfático, ha puesto el ejemplo con virtudes sobresalientes. La institución Club Santos ha enloquecido a su propia gente que ha adoptado los éxitos como propios y sabe que el futuro es el reto, sin olvidar lo que ya se ha ido y fue triunfal.

Nadie ha calificado en los 42 torneos cortos. Tomando este dato duro como columna vertebral, la grandeza de lo ido fortifica la excelsitud de lo que ha sido y de lo que hoy se es. Como los éxitos se han ido pero han sido, precisamente eso hace enorme a la organización lagunera y esplendorosa a su afición. Atrapar esto, gozarlo, enloquecer, recordar lo ido y transformar lo actual para sumarlo a lo que se ha sido.

Santos tiene derecho y hasta obligación de presumir (en tono moderado) lo que ha hecho hasta hoy. Compararse ante cualquier otro equipo, es válido, recomendable, sano, porque una vez definidas las variables que sirven para evaluar la grandeza, está muy por encima de otros y a nadie le añora o envidia sus logros. Necesitamos reiterar lo que Santos ha enloquecido, lo que ha sido y lo que es ido.