Reseña

Ecuación complicada para ambos

Esta noche no es cualquier noche. El líder general sólo se aparece una vez, y si se trata del América, pues la velada se agiganta, cobra otra dimensión, pero el compromiso es complicado para los dos. Las debilidades de uno se asemejan a las del otro. Las habilidades de los amarillos también las tienen los verdes. Disputar algo más que tres puntos puede sonar a imaginario porque, su posición se verá mermada ya que pertenecen al selecto grupo de los de arriba.La ecuación no es sencilla para ninguno porque las carencias también afloran en ambos. Esta noche es de etiqueta pero también de pasión, es de gala pero también de esmero. Las ideas perturbadoras de la mercadotecnia tienen su aparición y oportunidad pero serán exigidas por un mejor contenido de futbol. Sí importa cómo ganar esta noche porque debe haber valor agregado a la victoria, en caso de darse.La publicidad del evento atrae, pero el encanto radica en hacer mejor el trabajo. Ganarle al líder, viste, pero la fiesta solicita formas correctas. Las marcas de los equipos cooperan para detener un rato al país, entretenerlo, solicitarle su atención, convocar a nuevos compromisos y desplegar con elegancia lo que saben hacer. Y hay mucho por hacer esta noche. El contenido del partido no se sustrae a la moda ni al influyentismo que los contendientes suelen ofrecer.Esta noche es de especial conquista para ambos, aunque una marca tenga mayor reconocimiento que la otra. El juego no es una ecuación de primer grado; tiene dificultades diferentes, es para cerebros distintos. Crear valor, es la clave. Y cada jugador puede aportar un diferente “plus” sin perder la esencia de su función. El valor agregado de esta noche forma parte de una sabiduría no convencional. Hoy debe haber talento, generosidad, esmero, actitud, determinación, disciplina, entrega y gusto por agradar al país entero.