Reseña

Dosis de fortuna para ganar

Santos hizo muy buen torneo el semestre pasado.

Debió haber ganado, al menos, cuatro de los once partidos que empató. Ninguno de ellos los debió perder. Le faltó una adecuada dosis de fortuna. Actuó bien, impuso condiciones, generó opciones claras y manifiestas de gol. Llegaba, volvía a llegar, le veía la pupila a los porteros rivales pero no la culminaba.

¿Falta de contundencia? No. Falta de cierta dosis de fortuna que siempre se requiere para poder ganar. Mañana, Santos inicia una nueva aventura, y se le pueden solicitar varias cosas, no fáciles de obtener. Que tenga actuaciones destacadas como el torneo anterior pero que ahora lo acompañe con goles para poder ganar y que los imponderables positivos no le den la espalda al cuadro lagunero.

Ahora se correrá un riesgo incómodo, calculado o no. La ausencia del capitán más la lesión de Ventura Alvarado, obligan a mandar al “Chatón” a la central.

Estamos en presencia de un muy serio problema. He aquí otra manera de ver los imponderables porque nos indica que no existe un cuarto defensa central confiable, ni emanado de las Fuerzas Básicas.

A esto me refiero al señalar la necesidad de contar con cierta dosis de fortuna que el vaivén de cada juego otorga, quita, acerca, ofrece y ordena. Con Enríquez como defensa central se dan ventajas; quiérase o no.

Los demás, no sólo los de su línea defensiva, deberán suplir las carencias naturales que Santos presentará ante Lobos, sin televisión.