Reseña

Detalles finos hacen triunfal el Domingo

El calor hizo su trabajo, en apariencia más a favor de los locales. Pachuca tomó en serio el compromiso pero poco a poco se desvaneció mientras que Santos fue al revés. Un error de Diego de Buen provocó que la visita pudiera abrir el marcador con tiro abajo al poste.

Fue un aviso para todos porque tomaron con más propiedad el desafío.

Encerraron a los “Tuzos” en su terreno, ganaban casi todas las disputas hasta que entre todos la metieron con magistral gol de Tavares. Bello gol que inició en Orozco; luego De Buen, Furch, Sandoval y Tavarez, pusieron su enjundia y talento.

Fue gol del africano pero lo fabricaron entre todos. Eso es de aplauso. Pero no bastaba con eso. Al descanso pudieron haberse ido con otro gol más en su haber porque con lucha y cercanía, lo merecieron.

La segunda parte fue espléndida porque provocaron dos opciones claras y manifiestas de gol, con Araujo al remate y Furch volándola frente al “Conejo”. Luego fue expulsado Lozano (minuto 65) la mejor arma del Pachuca. Ahí se decretó la victoria que pudo ser más contundente porque después Sandoval y Osvaldo desperdiciaron el hecho de haber llegado cómodos frente a Pérez. 

Las dos victorias seguidas en casa, sustentan el quinto lugar y dan confianza. Pero la pregunta obligada es: ¿Por qué ahora inició Diego de Buen? Se felicita al entrenador pero se supone que debe conocer bien a sus dirigidos y ahora, frente a un rival más complicado, tuvo la necesidad de contar con quien cubre más y mejor el terreno defensivo del medio campo. El Domingo de Ramos fue triunfal, conquistado, preparando el camino para hacer santa la semana al recibir a Monterrey.