Reseña

Después de 7 empates

Cualquier conocedor de futbol puede imaginar lo que le debe suceder a un equipo, después de tener 7 empates en 10 juegos celebrados. No se necesita ser muy inteligente para concluir con certeza: Ganar. Es simple expresarlo, no así ejecutarlo porque la inercia de tanta igualada podrá apoderarse del cerebro de cada jugador.

La lesión de Rodríguez tiene el don de abrir otro panorama para romper paradigmas. Usar dos contenciones fijos sin permiso de pisar área rival, pudiera ser le fórmula no secreta para modificar el rumbo y que los 7 empates no se vuelva una situación insuperable. El equipo de Juan Carlos Osorio juega horrible, ante rivales más débiles que cualquiera de los de nuestra liga, y sin embargo gana aunque no convence.

Santos no necesita convencer; le urge ganar; y todos los relacionados con él, estarán contentos. La no presencia del uruguayo, bien captada por el entrenador y compañeros, deberá arrojar grandes frutos. Ha llegado el momento de modificar lo que por la cabeza ha pasado y en el campo ha sucedido.

Dos contenciones más ocupados en defender bien, no equivocarse, no alocarse, no perder su ubicación en el campo. Durante el torneo se ha jugado bien pero con 7 empates. La tónica puede ser otra, apostando más por una lógica simple. La queja ahora podrá ser que no habrá cambio confiable para suplir a los dos atacantes fijos. Ese supuesto problema se podrá resolver si todos se ayudan mutuamente. Ganar, como sea, es la urgencia, después de 7 empates.