Reseña

Descubriendo el mundo

Si México vence a Chile mañana, no va a descubrir el mundo, sólo podrá facilitar para que los federativos mexicanos (que piensan y actúan como anti mexicanos) descubran el mismo mundo de siempre, se percaten de nuestra realidad nacional con once, catorce o 23 nativos.

No se necesitan extranjeros, ni en la dirección técnica para sostener el nivel de calidad que se posee. Si llega a perder, sería la confirmación de lo que tenemos.

Sin embargo, no por eso, se necesita la norma 10 / 8.Bendigo el momento de ser convencido por la premisa falsa de que son los extranjeros quienes aportan espectáculo.

Si mañana contra Chile se pudiera poner una alineación con 11 extranjeros que militan en nuestro futbol, seguro le ganará igual, pero eso no significa que son mejores a los mexicanos.

Puedo hacer un intento de presentar 11 nombres titulares extranjeros para jugar hipotéticamente contra Chile. Disculpe usted este pernicioso atrevimiento.Se expone una alineación de extranjeros representando a México, porque (según los federativos) son los que aportan espectáculo.

Si yo intento ofrecerle nombres, seguramente usted se podrá reír, y preferirá hacer usted mismo su alineación. Por tal motivo lo invito a que haga este simple, simpático y curioso ejercicio. No olvide ningún extranjero eficiente.

No considere a los que necesariamente son titulares pero que son más intrascendentes que aportadores. ¿Ya está listo para poner la alineación de extranjeros?¿A dónde deseo llegar? Como me dijo un amigo, en tono jocoso pero harto del tema: “Ese colchón ya está muy orinado”.

Causa repugnancia admitir que los que dirigen nuestro futbol, le apuestan más a los forasteros que a los verdes. Sin embargo, les urge (otra vez) que esos verdes derroten a los rojos chilenos en suelo casi nuestro para fortificar sus arcas. En la región californiana dicen que los descubridores encontraban riqueza.

Mañana se podrá descubrir otra vez el mismo mundo de riqueza mexicana que ya conocemos pero que los de largo, se niegan a reconocer. Es nuestra ingrata realidad porque los dueños del balón siguen pensando que la tierra es plana y que no se mueve.