Reseña

Debilidades y fracaso; fortalezas y éxito

En cualquier campo de la vida, ayudarle a las debilidades es favorecer al fracaso. Beneficiar las fortalezas es hacerle un llamado al éxito. He aquí una dicotomía existencial apta para aplicársela al actual Santos, al que hoy está en zona de calificación en el torneo regular, y que disputará la semifinal contra América (con o sin Blanco) en el otro certamen.

Atractivas las dos situaciones para el más exigente paladar.

Lo que le espera al Club Santos es de asombro, aunque las fortalezas no se palpen tanto, como las debilidades.Es cuestión de apreciaciones o hasta de gustos. Santos conduce más a la duda que a la certeza; es más pariente del fracaso (aunque esté en zona de calificación) que familiar del éxito.

Al Atlas se le ganó, de milagro, gracias a una “ayudadita” original del árbitro al interpretar y provocar una expulsión. El penalty a favor, a la postre gol ganador, no entra a discusión.

Pero el funcionamiento del equipo, es débil, mediocre, desganado. ¿Y contra Galaxy? Ahí, fue otra película con actores verdaderos.Nos podemos entender con facilidad, porque no se necesitan más argumentos y excusas. Aceptemos que el que estorba, con el tiempo, va a estorbar todavía más.

Repitamos todos juntos: la victoria contra Los Ángeles fue maravillosa con once eficientes en el campo. Es una lástima que quienes actúan con diferente proceder, se dan cuenta de ello pero siguen siendo tercos, obstinados, y hasta enemigos del equipo lagunero. Al éxito hay que atraerlo con fortalezas, no con debilidades.

Al fracaso se le convoca con engaños y mentiras.Es necesario visualizar la perspectiva en crisis, como también es conveniente prever el gran acierto. Con el que deseaba irse (adentro del terreno) no se llega lejos, aunque hoy estén en zona de calificación. Es muy obvio lo que acontece.

Sólo ellos no lo perciben con claridad, o se dan cuenta pero ni su cerebro ni su brazo ni su alma, dan a torcer. Caer en desgracia es muy simple y sencillo. Llegar al premio, es más complicado. Por el bien del Club Santos, que alguien con ético amor a la institución, proceda para convocar al éxito, haciendo un llamado a las fortalezas.