Reseña

Cualquier Final es atractiva

Podemos diferir o inclinarnos por preferencias, favoritismos, gustos o posturas mediáticas. En diciembre pasado, Tigres y América fueron los finalistas, y atrajeron. ¿La final Santos – Querétaro, no cautivó a nadie? ¿Ni el 5 a 0 de la ida, o la reacción de la vuelta, hizo que el país volteara a verlos? El interés tiene pies y aficiones, publicidad e historia, encargos y simpatías. Hoy, Chivas es el mexicanísimo, y Tigres el acaudalado.

Los tapatíos no son pobres y los felinos tienen gran aporte de capital muy mexicano. He aquí el encanto de esta final.

Por ignorancia, voy a hacer a un lado tanto a Ferretti como a Almeyda. Ellos no juegan. Cuando al “Tuca” quise verle su sabiduría en la final contra Pumas, nunca apareció; y el 25 de diciembre pasado estorbó. Por eso, dejo todo el peso del resultado final a los jugadores. Ni modo que en la alineación inicial no estén Pizarro y Gignac.

Por los rojiblancos sucede lo mismo, aunque en otra escala. Almeyda, ni con cabello corto, podrá hacer crecer a los suyos. ¿Qué se requiere para que una final sea atractiva? Por el hecho de ser final, sólo por ese distinguido hecho, ya es atractiva. Lo demás, que lo entiendo, son adornos alrededor del evento al cual todos pretenden llegar. Se compite para ser campeón, y los finalistas tienen el privilegio de disputar el título.

La contratación de entrenadores, la traición de éstos hacia algunos clubes, los refuerzos, pretemporada y demás cositas, van encaminadas para ganar la final, en la cual, en esta semana estamos. Entonces, no debemos distraernos tanto. Nuestra atención hoy está en Chivas y Tigres como en otros momentos estuvimos atentos de América – Necaxa, León – Pachuca, Toluca – Cruz Azul, Monterrey – Morelia, Atlante – Pumas, Santos – Querétaro, porque cualquier final es atractiva.